Votos nupciales escritos en la servilleta de un bar

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Tienes que
dejar de quererme. Mira que un día te voy a tomar la palabra y voy a hacer las
maletas para que me lleves a recorrer el mundo, de este a oeste.

Tienes que
dejar de quererme. Mira que un día te voy a tomar la palabra y voy a colocarme
justo en el centro del Universo, luego no te lamentes.

Tienes que
dejar de quererme. Mira que un día te voy a tomar la palabra y me voy a quedar
a tu lado haciendo cuentas con el tiempo, como poco para siempre.

Tienes que
dejarme quererte. Porque llevo con las maletas hechas más de un lustro y me
paso cada día con ellas a recogerte.

Tienes que
dejarme quererte. Porque ando siempre centrado pero camino mejor contigo, que
no hay norte sin sur y a todo le haremos frente.

Tienes que dejarme quererte. Porque te tomé la palabra…

Ver la entrada original 17 palabras más

Conmoción emocional

No lo esperaba, no estaba preparada y si hubiera podido saberlo tampoco me hubiese protegido. Nunca aprendí defensa personal. Fui vulnerable cuando entraste a atacar. Maniobras contra insultos, técnicas de protección para ignorar, violencia visual… un sin fin de seminarios más, pero tanta teoría no me sirvió contigo. Me relajé a base de confianza y me cogiste desprevenida. El golpe, dicen, ha sido grave aunque como siempre me podré recuperar. Un parte de lesiones más a la espalda, una nueva conmoción emocional.

Quédate conmigo

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Algunos llaman a nuestro amor añejo y yo les digo que eso es bueno, que significa que ha madurado con los años y es sereno. Que aún me recreo en tu rostro que acaricio con cuidado apartando el cabello revuelto por el viento y que pese a haber perdido su color aún tiene esos matices que me envuelven y en los que a veces me pierdo. Antes era del color del coñac, ¿recuerdas? Te decía que te bebería entera y de un solo trago. Ahora apenas me miras, perdida en un mundo que te aleja de mí dentro de este mismo cuarto. Te hablo y casi no contestas, diluida en un mar de recuerdos confusos cada vez más tormentoso. Y entonces por un instante regresas agitando tu melena, corriendo descalza por la playa, cantando nuestra canción favorita. Reímos de nuevo, apurando esos minutos hasta el último sorbo.

Ver la entrada original

Flor de un día

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Vayámonos lejos

me dijiste

tan lejos que veamos diminuta

la rutina

donde nada tenga un halo

de resaca, de cansancio

de grisáceo atormentado

allí donde los segundos

se tornen abrazos eternos

y mágicos.

Vayámonos pronto

dijiste

pero tendrá que ser

rápido

podríamos perder el momento

y volvernos dos seres trágicos.

Sin teléfonos, sin portátiles

sin relojes

tu mano en mi mano

tornando así un triste cuarto

en el paraíso de dos humanos

que solo buscan calor

que solo buscaban algo

que les hiciese sentir el mundo

un poco menos amargo.

Ver la entrada original

Las sombras del olvido

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Súbito y fugaz me asomo

al delirio de la fiebre que te asola

inconstante y traicionero

al compuesto de tu memoria.

Te esfuerzas en vano por retenerme

ordenar cronológicamente

escudriñando las fronteras

entre lo real y lo soñado.

Por un instante casi

el caos comienza a tomar forma

se disipa la tormenta

quien fuiste de nuevo asoma.

Y otra vez te absorbe el torbellino

donde todo pierde su lógica

donde el tiempo pierde su sentido

y el compuesto de tu memoria.

Ver la entrada original

A mí no me gustas

Me preguntan si me gustas porque tu pelo negro cae ensortijado sobre tu frente mientras te observo pensar en tu mundo, ajeno.

Me preguntan si me gustas porque eres bueno, porque adoras todos y cada uno de mis vértices más feos, porque un día reconociste que jamás serías perfecto.

Me miras y me preguntas.

Y yo te contesto sonriendo.

Pero tú, tú no me gustas.

A mí me gustan los helados de fresa, el café recién hecho con aroma a canela, dormir en una cama de limpias sábanas frescas, pero no tú. No, tú no me gustas.

Siempre dices que la vida es muy simple cuando no se tienen dudas. Y por eso y otras cosas no puedo decir que me gustas.

Porque de alguien como tú no puede decirse simplemente “me gusta”. De alguien como tú podría decir “hace mis días mejores”, “a menudo me saca de mis casillas”, “es mi refugio”, “es equilibrio, es mi armonía”.

Porque decir que me gustas, amor de mi vida, sería como decir que el sol es solo una esfera que brilla o la poesía unas cuantas palabras bien avenidas.

Porque eres la marea que me agita.
Eres el buenos de mis días.
Y las canciones de mis rimas.