Categorías
literatura relato

La generación de plástico

He rescatado este relato que escribí hace algunos meses, si bien nunca pensé que la pandemia acudiría tan rápido al rescate del planeta, ni de esta manera. Hoy desde la ventana de mi casa observo el cielo a ratos celeste, a ratos gris y espero que pronto volvamos a disfrutar del privilegio de una libertad que nosotros solos nos hemos arrebatado. Volveremos a las calles, volveremos a la naturaleza y lo haremos conscientes de vivir con más respeto. El medio ambiente no nos pertenece, el resto de las especies no nos pertenecen, si para algo nos debe servir nuestro intelecto superior debiera ser para actuar con más responsabilidad no con más abuso.

Estamos juntos en esta lucha. Os dejo con el relato. Un abrazo y mucho ánimo.

 

Algún día deberías ser tú quién pudiese contar su propia historia. Hoy por hoy es demasiado pronto para que comprendas qué te llevó a ser la persona que, por cuestiones de un destino que otros eligieron por ti, se halla en medio de la vorágine de los medios de comunicación. Todos apostados a la entrada del Centro de Estudios sobre el Ser Humano, con sus cámaras apuntando, con sus inagotables ansias de capturar lo que no entienden, con su miedo a lo que ahora es diferente.
Te sostengo en mis brazos y, francamente, hay momentos en los que puedo llegar a comprenderlos, a los otros digo, a los avanzados. Eres sencillamente un misterio de la naturaleza para algunos, pero también una amenaza a su existencia para tantos otros. Para mí eres el centro del Universo, de mi universo; eres mi pequeño milagro.
El mundo no llegó hasta este punto por casualidad, nos estaban avisando desde hacía mucho tiempo. Los mares, los bosques, los ríos intoxicados. La desertización extrema provocada por la industria y los cultivos, el deshielo, la subida inevitable del nivel del mar, las temperaturas, los desastres naturales y la invasión a escala mundial del plástico. Todo eso nos sonaba a blablablá. Nos dejamos llevar por la incredulidad y la indolencia y nos condujimos nosotros mismos al desastre.
Los grupos ecologistas de mayor renombre bautizaron a la Humanidad como la gran plaga. Y de hecho así lo fuimos, la gran plaga del planeta. Saqueamos sus recursos, esquilmamos a sus habitantes proclamándonos legítimos dueños de algo que para nada era nuestro y así nos va.
Cuando quisimos reaccionar por voluntad propia fue demasiado tarde. Lo intentamos desesperadamente, pero todo fue en vano, el proceso estaba en marcha y no sabíamos cómo pararlo.
El plástico estaba en todas partes. La gran plaga había creado una plaga aún mayor, capaz de llegar hasta el último rincón del planeta y a niveles subatómicos. No había una gota de agua en los océanos que no contuviese materiales plásticos; así, los peces que nos alimentaban nos ofrecían el regalo del PVC en lo más recóndito; el sustrato de las tierras de cultivos hacía crecer las cosechas más ricas en tóxicos, sabrosas y exuberantes lechugas y tomates repletos de vitamina P. El aire que llenaba nuestros pulmones los obstruía con sus pequeñas partículas provenientes de los envoltorios, paquetes y bolsas biodegradables con nada de bio y mucho de degradantes.
Así las cosas, la gran plaga del plástico comenzó a ganarle el juego a la gran plaga humana del planeta llevándose por delante de camino a millones de inocentes en esa guerra. “Daños colaterales” lo llamaban algunas cabezas pensantes; “el precio del progreso” dijeron, “el precio”.
Hasta que llegó el día de pagarlo. Víctimas de nuestra propia estupidez la gran plaga se vio diezmada. Al principio el primer mundo no se preocupó demasiado. Los primeros en caer fueron los otros, los que tenían menos, pero ellos aún estaban lejos y eran prescindibles. Luego caímos nosotros, los hijos de los ricos y poderosos, y como buenos esclavos de lo inmediato lo hicimos rápido, colapsando el sistema sanitario y los equipos de emergencia de cualquier cuerpo de seguridad del estado.
Fue la pandemia 360. Sin precedentes históricos comparables; la más letal y perfecta.
Entonces ocurrió algo del todo inesperado. Haciendo alarde de su poder resurgió de lo más profundo el instinto de supervivencia y lo hizo de una forma que jamás nadie hubiese podido creer. Había una frase que solía repetirse mucho antes que decía “si no puedes con tu enemigo únete a él” y eso, justamente eso, fue lo que empezó a suceder.
Los científicos más prestigiosos en sus campos dedicaban cuerpo y alma a intentar descifrar el proceso de fusión que algunos especímenes humanos estaban presentando. Aquella fue la primera generación. La llamaron la generación de plástico.
Una simbiosis biológicamente humana y artificialmente plástica se abría paso a marchas forzadas en una carrera frenética por sobrevivir. Ninguno era igual que otro, cada cual evolucionó a su manera. Cuanto más y más rápido fusionaras mayor sería tu tasa de supervivencia. Pero no todos fusionaron, ni tampoco murieron. Quedamos algunos cuyos organismos no presentaron enfermedad ni fusión plástica y, por supuesto, al igual que los primeros avanzados, muchos fueron recluidos en este centro y estudiados. Nos llamaron los involucionados. Como si aquello fuese opcional o algo malo. “Es por el bien de la Humanidad” dijeron, “Debéis sacrificaros” contaron. Pero jamás se encuentra diferente respuesta a lo que ya se sabe.
Comenzamos a huir y a escondernos en reductos salvajes. Islas de residuos, selvas incontrolables, parajes de lo más inhóspito. Y sobrevivimos.
La siguiente generación hija del plástico nació menos humana y más adaptada a su entorno. El número de supervivientes comenzó a crecer exponencialmente y no todo fueron ventajas. Los avanzados se hicieron más fuertes, más resistentes, pero también más fríos. El plástico no padece mas tampoco siente. Incapaces de saborear las primeras manzanas que crecían libres en los reductos protegidos y, sin sentir el poder de una caricia ni el calor del antiguo contacto, las clases más pudientes comenzaron a poner de moda el parecer natural. Se sabía que pertenecías a la élite cuanto mayor fuera tu fusión y tu aspecto más humano. Así se empezaron a crear las intervenciones para dotar a la gente de las arrugas de expresión, eso era lo más demandado. Muchos pagaron cifras astronómicas por injertarse piel pecosa del mercado negro, bolsas de celulitis e incluso arañas vasculares auténticas. Fueron tiempos complejos. Fue por los años ochenta. A mí me lo contaba tu abuela pues por aquel entonces yo era muy pequeña.
Fue también entonces cuando se crearon las reservas. Dejaron de perseguirnos y nos concentraron en semi libertad para estudiarnos en unos cuantos espacios salvajes, dotándonos de nuestros propios hábitats, y los llamaron parques. Allí nos verían agonizar, envejecer y morir hasta desparecer por completo mientras ellos creaban programas de investigación que les permitieran centrarse en su rápido avance como humanoides plásticos.
Hasta hace solo unos pocos meses no éramos más que un reducto biológico del pasado, incapaz de reproducirse, avocados a la extinción. Hasta que llegó a los oídos de las altas esferas de la Unión la voz de que una involucionada salvaje había dado a luz a una niña, una niña no fusionada, una niña no plástica, la primera contra todo pronóstico que había nacido cien por cien humana.
Nos estudiarán de una forma no invasiva o al menos eso es lo que nos han prometido y, aunque es posible que sus promesas sean falsas, he venido contigo por voluntad propia pues creo que, si de algún modo la madre naturaleza le ha dado al mundo un último voto de confianza, aún quedan motivos para confiar.
Ahora debemos salir pues todos aguardan expectantes para conocernos. Muchos verán en ti la esperanza que les falta y te seguirán, otros te odiarán movidos por el miedo. Para todos representas la posibilidad de un futuro incierto. Te necesitan, necesitan ser amados, muéstrales quién eres y el propósito de tu nacimiento. Te cogeré bien fuerte de la mano, no temas, yo estaré a tu lado. Camina con paso firme mi pequeño milagro y recuerda siempre mis palabras, pues el ser humano tiende de forma sistemática a cometer los mismos errores.
Todavía nos queda una oportunidad. Quizás aún no sea tarde para ellos.

Categorías
literatura Microrrelato relato

No espero a nadie

Sé que estás ahí, no escondido ni esperándome en alguna parte sino viviendo, quizás enamorándote, tal vez herido, ojalá feliz. Algún día, no sé cómo ni dónde ni cuándo se cruzarán las trayectorias de nuestras vidas. Será entonces cuando se produzcan los cambios.
Muchas veces he vuelto a casa pensando que podría haber dejado pasar ese punto exacto; cuando he perdido el metro, he llegado tarde al teatro o decidido no entrar a tomar ese café al pasar por la puerta del bar de camino al trabajo. Porque me propuse hace mucho tiempo no buscarte y si tiene que ser que sea encontrarnos. La mayoría de las veces que te he buscado he terminado por encontrar lo que no buscaba y me estaba buscando. Delirios de mentiras tejiendo un parche a la soledad que se sufre tanto. Pero yo no me siento sola, ni sufro, simplemente es que no amo. Siempre he conseguido todo lo que me he propuesto, que tampoco ha sido tanto, excepto experimentar ese amor que llaman verdadero. Ese amor romántico, ese amor a veces trágico.
En ocasiones salgo con alguien, por temporadas o solo un rato, depende de lo agradable que me resulte acompañarnos. Y lo hago consciente de que no será el gran amor que yo espero hallar algún día, pero mientras llegas y no me tengo que ir alimentando. Conozco a gente interesante, hago amistades, viajo, tengo besos a veces dulces y otras amargos. Y es que es así, conociéndome y sabiendo lo que sí y no me gusta como te voy encontrando.
Por eso cuando salgo cada mañana al mundo lo hago arreglada, por si me encuentro contigo, con una sonrisa de gala. Porque sé que esa persona con la que viviré una gran historia está también caminando ahí fuera, preguntándome por dónde, qué hará y esperando que esté bien.
Y mientras dura el trayecto del metro me imagino bajar del vagón y chocarme de pronto contigo, se para el mundo ese instante en el andén, y yo, que para nada he sido nunca una romántica te pregunto:
— ¿Dónde has estado toda mi vida?
Y tú me contestas:
— Convirtiéndome en la persona que tenías que conocer.

Categorías
literatura relato

La chica que vivió allí

 

Sinopsis de la novela.

La asfixia de una chica de aspecto mediocre se ve amortiguada por la vida que imagina observando a través de su ventana, obsesionada con su amor platónico. Un día ocurre algo que lo cambiará todo arrojándola de golpe a una nueva realidad que jamás hubiera esperado. Su búsqueda de respuestas la llevará a aceptar trabajar en un club donde tendrá que aprender a desenvolverse. Allí conocerá a Leo, un cura nada usual y , en un ambiente de recelo y venganza, se desencadenará una serie de acontecimientos que cambiarán la vida de todos para siempre.

Con ilusión y agradecida os comparto la sinopsis y la imagen de la portada de esta pequeña historia que ha visto la luz estos días. Se trata de una novela corta que podéis encontrar en Amazon tanto en formato papel como electrónico. Si os apetece leerla os dejo el enlace, aunque con teclear en el buscador “la escritora cotilla” os saldrá a la primera. Agradecimiento especial al genial artista que ha creado la ilustración de la portada. Pronto os dejo un fragmento.

https://www.amazon.es/chica-que-vivi%C3%B3-all%C3%AD/dp/1671063929/ref=asap_bc?ie=UTF8

 

 

 

Saludos y buenas lecturas!

 

Categorías
literatura Poesia

Como loca

Hoy decido no quererte
y mientras beso tu boca
me propongo olvidarte,
envolviéndome en tu ropa.
Quiero seguir adelante
abrazándome a ti,
como loca,
para que salgas de mi vida
por un rato,
estoy cansada,
del propósito diario
de negar que tú, me amabas.

Categorías
literatura Nanorrelato relato

Tesoros

IMG_20190523_074411_110

Categorías
literatura Microrrelato relato

Cuentista

out_1558416486669-01

Categorías
literatura Microrrelato

Somos música

out_1557860436241-01

Categorías
literatura Microrrelato relato

Déjà vu

out_1557209180889-01

Categorías
literatura Microrrelato

Desalmada

IMG_20190504_212000_566

Categorías
literatura Poesia

Ni Dios

Me dejaste, casi

Vacía

Apaleada

Avergonzada

Asustada

Palpando la soledad

Tomando conciencia

de las lecciones ajenas

Casi

Porque me volví

a levantar

No me dejo castigar,

por nadie

Jamás