Categorías
Microrrelato Poesia relato

Entre tinieblas 💙

20200123102052

Categorías
Microrrelato relato

El consuelo del ignorante ⚡

IMG_20200121_141017_003

Categorías
Microrrelato relato

Héroes 💛

20200120134852

Categorías
relato

Así comienza “La chica que vivió allí”

Comparto a continuación unos fragmentos del capítulo I de mi libro “La Chica que vivió allí”, concretamente el inicio de la historia. Así comienza la novela, si os gusta y os pica la curiosidad podéis encontrarlo en Amazon tanto en versión digital como en papel.

III

Categorías
Microrrelato relato

THE BROKEN DREAMS SHOP 💚

¿Y si les diésemos una segunda oportunidad a los sueños rotos? A los que una vez fueron nuestros o a los que antes nos eran ajenos.

20191227131252.jpg

Categorías
literatura Microrrelato relato

No espero a nadie

Sé que estás ahí, no escondido ni esperándome en alguna parte sino viviendo, quizás enamorándote, tal vez herido, ojalá feliz. Algún día, no sé cómo ni dónde ni cuándo se cruzarán las trayectorias de nuestras vidas. Será entonces cuando se produzcan los cambios.
Muchas veces he vuelto a casa pensando que podría haber dejado pasar ese punto exacto; cuando he perdido el metro, he llegado tarde al teatro o decidido no entrar a tomar ese café al pasar por la puerta del bar de camino al trabajo. Porque me propuse hace mucho tiempo no buscarte y si tiene que ser que sea encontrarnos. La mayoría de las veces que te he buscado he terminado por encontrar lo que no buscaba y me estaba buscando. Delirios de mentiras tejiendo un parche a la soledad que se sufre tanto. Pero yo no me siento sola, ni sufro, simplemente es que no amo. Siempre he conseguido todo lo que me he propuesto, que tampoco ha sido tanto, excepto experimentar ese amor que llaman verdadero. Ese amor romántico, ese amor a veces trágico.
En ocasiones salgo con alguien, por temporadas o solo un rato, depende de lo agradable que me resulte acompañarnos. Y lo hago consciente de que no será el gran amor que yo espero hallar algún día, pero mientras llegas y no me tengo que ir alimentando. Conozco a gente interesante, hago amistades, viajo, tengo besos a veces dulces y otras amargos. Y es que es así, conociéndome y sabiendo lo que sí y no me gusta como te voy encontrando.
Por eso cuando salgo cada mañana al mundo lo hago arreglada, por si me encuentro contigo, con una sonrisa de gala. Porque sé que esa persona con la que viviré una gran historia está también caminando ahí fuera, preguntándome por dónde, qué hará y esperando que esté bien.
Y mientras dura el trayecto del metro me imagino bajar del vagón y chocarme de pronto contigo, se para el mundo ese instante en el andén, y yo, que para nada he sido nunca una romántica te pregunto:
— ¿Dónde has estado toda mi vida?
Y tú me contestas:
— Convirtiéndome en la persona que tenías que conocer.

Categorías
literatura relato

La chica que vivió allí

 

Sinopsis de la novela.

La asfixia de una chica de aspecto mediocre se ve amortiguada por la vida que imagina observando a través de su ventana, obsesionada con su amor platónico. Un día ocurre algo que lo cambiará todo arrojándola de golpe a una nueva realidad que jamás hubiera esperado. Su búsqueda de respuestas la llevará a aceptar trabajar en un club donde tendrá que aprender a desenvolverse. Allí conocerá a Leo, un cura nada usual y , en un ambiente de recelo y venganza, se desencadenará una serie de acontecimientos que cambiarán la vida de todos para siempre.

Con ilusión y agradecida os comparto la sinopsis y la imagen de la portada de esta pequeña historia que ha visto la luz estos días. Se trata de una novela corta que podéis encontrar en Amazon tanto en formato papel como electrónico. Si os apetece leerla os dejo el enlace, aunque con teclear en el buscador “la escritora cotilla” os saldrá a la primera. Agradecimiento especial al genial artista que ha creado la ilustración de la portada. Pronto os dejo un fragmento.

https://www.amazon.es/chica-que-vivi%C3%B3-all%C3%AD/dp/1671063929/ref=asap_bc?ie=UTF8

 

 

 

Saludos y buenas lecturas!

 

Categorías
Poesia

Tiempos maestros

Tiempos maestros
Cada segundo que pasé
contigo
Cada centímetro de piel
intacto
Cada crepúsculo de hiel
vivido
Tiempos maestros
Los que enseñaron a reir
sintiendo
Cada suspiro de tus labios
tibios
Cada caricia que se fue en
olvido
Cada te quiero pero no sé
cómo
Cada lección que el uno al otro
dimos

Categorías
Poesia

¿Vienes o vas?

Quizás sea una forma de ser
o simplemente
un momento concreto de tu vida.
Sabes que vas a parar
a esa posición física o emocional
o un híbrido de ambas,
qué más da.
Tal vez no es decisión tuya
o totalmente,
lo reconoces inevitable
de un modo u otro; no te importa,
quieres o has de llegar.
El caso es ,
si vas a acabar en el mismo lugar…
¿Es mejor ir o dejarse llevar?

Categorías
literatura relato

Ahora levito

 

Ahora levito. Soy completa y realmente capaz de levitar. Sé que es difícil de creer, hartos que estamos de ver ilusionistas de tres al cuarto hacernos pasar por imbéciles con sus trucos de barraca de feria. Pero yo levito.

No me ha quedado más remedio. Se lo debo a la sinrazón del puto insomnio que asola mis noches campando a sus anchas cual Atila montado a caballo, cual dragón quemando cosechas, cual absurdo epitafio de mis dulces sueños.

No puedo dormir tumbada del lado derecho. Me duele la teta, y me duele horrores. No horrores de verdad, de verdad físicamente. Es cierto que me duele la teta en el plano físico, pero es el dolor en sí el que me atormenta, atormenta mis días y mis noches envolviéndome en puro y terrenal miedo a que esconda algo de gravedad. No es que sea hipocondríaca, simplemente le tengo miedo a la enfermedad. Y me paso el día pendiente de la molestia que me angustia, sin querer ir al médico porque me asusta un huevo lo que me pueda pasar y cagada de miedo por si me está pasando algo y no le pongo remedio. Una total, completa y soberana mierda.

No puedo dormir del lado izquierdo. Me duele la articulación temporomandíbular y esa, esa cabrona duele cantidad. Ella me da menos miedo, lleva tiempo ahí haciéndose fuerte en su decrepitud, cogiéndome por sorpresa de vez en cuando, haciéndose notar con sus erráticos recitales de dolor agónico. Se siente legitimada porque está diagnosticada. Vete al infierno artrosis articular, vete bien lejos Síndrome de Costen.

No puedo dormir boca arriba, parece que me aplasta el techo. Está muy bajo o son imaginaciones mías. Me está asfixiando. La lámpara podría caer y llegar a matarme si golpease mi cabeza. Qué bonito, con mi cráneo fracturado y todas las vecinas asomándose para concluir en su consejo de cotillas que al fin y al cabo con la cara lavada no era tan guapa. El Edén para cualquier socia del Club de las Reinas del Baile.

No puedo dormir boca abajo, es que ni entiendo que alguien pueda. Por partes, el torso queda aplastado por mi propio peso, soportando una presión absurda y completamente anti ergonómica. Para poder tumbarme boca abajo sin sufrir tengo que poner algo entre el colchón y la barriga que equilibre mi postura. Cuesta mucho cogerle el punto, al cabo de poco tiempo me molesta la boca del estómago, la columna se desequilibra, me incomoda, tres, dos, uno… me duelen las tetas. Si consigues dominar todo lo anterior, aún te queda el pequeño detalle de la asfixia que te espera con la cara hundida en la almohada. Y si hace calor ya ni te cuento. ¿Cómo diablos respira la gente que duerme así? ¿Dormirán atontados por la falta de oxígeno? La opción de girar la cabeza hacia uno u otro lado tampoco resulta atractiva para mí. De un lado me duele el cuello retorcido, del otro me duele el cuello retorcido más el bonus extra de mi amiga la tempo. Un lujazo como pocos.

Se entiende entonces que por puro afán evolutivo, en pos de la supervivencia, ahora sea capaz de levitar. Sólo por la noche cuando me acuesto, sólo para dormir y no cuando a mi me apetezca pero cualquiera se queja a la madre naturaleza, la última vez que lo hice me costó el privilegio de volar.