Categorías
relato

Rifirrafe

—¿Qué haces?
—Me dedico a remendar tu mierda, eso hago. Estoy harta de ir por detrás maquillando tus fracasos. Dime una cosa, ¿sienta bien?
—¿Qué?
—El tener a alguien pendiente todo el día de recoger tus trastos.
—No sé, dime tú si sienta bien
—¿Qué?
—Ir metiendo mierda todo el puto día por el culo de la gente. Eres asfixiante, eres tóxica, eres jodidamente insoportable.
—Y tú no eres incapaz de expresar una micro idea sin soltar millones de palabras malsonantes.
—Soy un violento verbal, qué le vamos a hacer.
—Yo sé lo que hacer.
—Pues venga, adelante, pero deja de quejarte y haz algo más que hablar por una puta vez en tu puta vida.
—Te cortaré tu puta lengua violenta.
—Seré violento en mis escritos.
—Te despojaré de tu pluma violenta.
—Seré violento en mi mirada.
—Te sacaré los ojos.
—Seré violento en mis pensamientos.
—Te sacaré los sesos si hace falta.
—Y así mi alma vagará por los infiernos eternamente y seguirá siendo violenta.
—Pues, ¿sabes lo que te digo? Que siempre estará caliente pero, en el infierno, es malísimo el café.

Categorías
Poesia

Agua

Qué ganas de sumergirme,
profundo.
Los ojos
los pulmones
el corazón,
cerrados.
Y después resurgir
refrescada
de nuevo a coger aire.

Categorías
Aventuras de una escritora cotilla relato

El perfil

Hay un dicho que reza que los borrachos y los niños dicen siempre la verdad pero yo creo que los borrachos dicen muchas tonterías y que algunos niños saben mentir muy bien, yo por ejemplo. Mentía que daba gusto de pequeña cuando me daba la gana y borracha digo sandeces a punta de pala. A veces arreglo el mundo, depende de la compañía, pero nunca me faltan perlas de frenética verborrea alcohólica que denoten que estoy achispada, eso por ser suave. En las sucesivas horas de sobriedad suelo detestarme bastante pero como soy del todo indulgente conmigo misma tiendo a decir y hacer las mismas gilipolleces cada vez que bebo. Y bebí con Mari Mar. He de decir en mi defensa que tampoco es que tenga mucho aguante, un par de cañas, un vino o dos no más porque para mí la tercera es la vencida y en la tercera estaba cuando le abrí la puerta de mi casa a doña Carmen.
—Doña Carmen de mis carnes—sonreí anestesiada—¡Mari Mar!! Mira quién ha venido! Ay por favor pase, pase, nos encantará contar con su ayuda.
—Faltaría más. Ahí es donde yo estoy siempre, donde hace falta. —y como una exhalación se plantó en mitad de mi salón—¿Qué necesitáis que haga?
—¿Qué le parece esta foto para mi perfil de ligoteo, eh? —Mari Mar le metió a doña Carmen el móvil por la cara. — Si usted fuera un tío… ¿saldría conmigo a un cine o una cena?
—Así a bote pronto… Depende de la película. A mí esas de balas, porrazos y tripas no me gustan. Y cenar fuera tampoco, ni comer, prefiero mi casa. Merendar ya es otra cosa. ¿No quieres ir mejor a merendar un chocolate con churros o un pastel de brevas?
—Y tanto, igualito que yo. Que a mi me pasa igual que usted que no me gusta comer fuera. Pero una merienda… eso sí. Donde la Lola la piconera, que no hay mujer más limpia.
—Y sesión de tarde en el cine, pero una película buena.
—De romances.
—Y no otra.
—Doña Carmen ¿le pongo un vino dulce? —interrumpí.
—Venga—dijo frotándose las manos. —Vamos al lío.

Categorías
Aventuras de una escritora cotilla relato

A la mierda

—Por favor pasa y siéntate. Mari Mar, creo que sería mejor que hablásemos sobre lo que…—pero enseguida me cortó y se puso en plan Blanche Dubois.
— Soy joven y guapa, me fluye la sangre en las venas. Debería tener sexo cuando quisiera y con quien yo quisiera pero no lo tengo. He vivido atada a un hombre que no me tocaba. Me quiere, o eso dice él, pero no me tocaba ni con un palo. Tendida en mi cama boca arriba mirando el techo noche tras noche soportando mi sed de vodka y tabaco, con un hombre al que yo escogí tendido a mi lado que ni come ni deja comer al amo.
—Pero si tu no fumas.
—¿He de suponer entonces que ya no me soporta? No le caigo ni bien.
—Debe ser difícil el sexo con alguien que no te cae bien.
— A menudo siento miradas de soslayo y envidia de otras menos agraciadas que yo, las conozco, sé lo que piensan, que tu vida es más fácil porque eres guapa. ¿Ves? Como tú ahora mismo.
—¿Qué quieres que te diga?¡Te tocó la lotería genética chica!
— No saben ellas que por el mero hecho de ser libres tienen más fácil echar un polvo que yo, aunque no sea eso lo que anhelan, siempre será mejor que nada… ¿o no?
—Eh… ¿no? O sí. O no. Bueno qué sabré yo con esta cara de haba que Dios me ha dado. Sigue, sigue por favor.
— Hacía tiempo que Juan no me soportaba, lo noté. Mis pequeñas manías antaño adorables o graciosas fueron degradando del no me importa al me tienes hasta los cojones, claro que él no tiene tan mala lengua. Siempre tan contenido, tan educado… No me echaría un polvo por no tratarme como a la carne, cuando a veces no soy más que eso, carne húmeda y caliente que necesita que la toquen. Me pregunté mil veces cuánto tiempo tardaría en mandarme al infierno, no literalmente, que eso sería una grosería, pero sí de forma involuntaria. Negligencia emocional se llama, lo leí en una revista de esas serias. Y yo estaré de su negligente patada en el culo perdida de nuevo en el abismo. Y no lo veía venir…
—Oye, cuanto lo sien…
—Es como eso de no entender el asco que me da comer fuera de casa.
—No te sigo.
— No quiero comer lo que otro ha preparado, qué sé yo lo que habrán tocado esas manos antes de emplatar. Si han estornudado sobra mi ensalada, rascado un moco seco de la nariz o si algo de valor aprovechable cayó al suelo y rebotó de vuelta a la bandeja. Me muero de asco sólo de pensarlo. Comer así se convierte en algo más que temerario, una misión casi suicida diría yo. Y aún así yo iba y comía fuera con él. ¿No podía obviar el hecho de que limpiase los cubiertos antes de usarlos? ¿Qué era eso comparado con el sacrificio que yo hacía, qué importancia tiene que frote el tenedor con la servilleta? Por el amor de Dios si me estoy jugando la vida por ti.:. Pondera hombre, pondera, en casa enjuago los vasos tres veces antes de beber en ellos y los friego yo. ¿Qué demonios esperabas? Yo desde luego buffet libre de miasmas con postre de incomprensión desde luego que no. Así que me compré un complemento de esos eróticos por internet. Aún no lo he usado, temo una electrocución vía genital o que me dé urticaria su material hipoalergénico. Bueno, ahí está escondido en lo recóndito del armario, hay que estar preparada.
—Eeeeh vale. Entonces ¿no estás enfadada conmigo?
—Nooo, para nada. He subido a pedirte un favor.
—¿Un favor?
—Sí, bueno, eres la única amiga soltera que tengo y doña Carmen me ha dicho que tú sabes manejarte con las nuevas tecnologías y que me ayudarías a crearme un perfil y usar el Tin…
—No me digas más. Tu saca el móvil que yo saco las cervezas.
Y por primera vez desde que encontré a Sussu volví a sentirme útil. Y estupefacta.

Categorías
Poesia

Déjame ser poesía ❤️

IMG_20200321_134019_313

Categorías
Microrrelato Poesia relato

Entre tinieblas 💙

20200123102052

Categorías
Microrrelato relato

El personaje principal

 

No quiero seguir pensando en lo que no era pero debí ser. Quiero formar parte de ese nuevo mundo que algunos aclaman como el definitivo y mejor, donde todo es blanco y negro, donde no existe el dolor, sin dudas, sin preguntas, sin arrepentimientos, sin tener que volver a arrastrar de mi mano este horrible maletín marrón con la carga abominable de mis días y horas vacuas frente a un ordenador. Hoy por fin se hará posible.
Mi encuentro es majestuoso ante la gran tecnología tras el telón. “Lo prometido es deuda” me dice la doctora Pluma.
— Don Segundón, si es tan amable, debe introducirse por completo en el tintero virtual.
— Por supuesto.
— Recuerde, para que el proceso se lleve a cabo de forma correcta no debe dejarse nada fuera.
— Descuide doctora. Seré minucioso.
— Excelente.
Cierro los ojos y me preparo a fondo mentalmente para ello. No me arrepiento de nada si he de ser sincero. Lo he vendido todo para poder sufragar esto, lo he dejado atrás sin ningún tipo de miramientos. Y aquí estoy finalmente donde debo estar, siendo el protagonista de mi propio cuento.

Categorías
Microrrelato

No hay palabras

IMG_20190619_113205_063.jpg

Categorías
literatura Microrrelato

Somos música

out_1557860436241-01

Categorías
Aventuras de una escritora cotilla relato

Me pone cuarto y mitad II

– Mi perra se come sistemáticamente mis bolsos; no sé cómo lo hace. Se alimenta básicamente de cuero de las mejores marcas, por eso me he comprado este espanto sintético. Qué quieres que te diga, un bolso es un bolso; es bien mono y no me va a escocer si se lo come.
– No, le escocerá a ella, porque es plástico puro Loli.
Un codazo rompió mi concentrada atención sobre la conversación de las señoras que guardaban cola en la recova. Era doña Carmen.
– No seas tan descarada. Por cierto, la perra no se ha comido sus bolsos buenos ni nada. – empezó por lo bajini – Lo que pasa es que los ha tenido que vender todos por nada y menos. El marido, problemas con el juego me han dicho. La Loli lo sabe, pero ellas se entienden. – y me hizo un guiño extraño.
Yo volví a la carga con renovado interés en la conversación.
– Mira Loli, si a ti te gusta te hago yo uno de crochet del color que quieras, así si la perra se lo come no le hará daño. Yo los hago para mí, les pongo un forro de algodón.
– Por mí vale pero que falta no hace. En beis que pega con todo.
Me volvía de un lado a otro sin querer perder puntada de ninguna conversación mientras intentaba seguirle el cuento a los que no dejaban de darme palique. Fue entonces cuando al avanzar en el turno pudimos acercarnos más al mostrador donde se despachaba y tener acceso al género.
– Ahora empieza lo bueno de verdad niña. Atenta. – observó mi mentora.
– Ni lo dude.
La voz del charcutero sonó por encima de todas con el eco propio de un tenor.
– ¿Quién va ahora?
– Me toca a mí, Palomino – se apresuró una señora de avanzada edad en contestar.
– Doña Patro, ¿qué necesita hoy? ¿Vienen sus nietos a merendar?
– Ay, Mino. Sí que vienen y yo es que ya no sé qué darles a estos niños. Me los deja mi hijo hasta que los recoge la madre, que por cierto desde el divorcio ni me mira a la cara. Casi ningún día se comen el bocadillo, da igual lo que les ponga. No me hablan, no me miran, sólo están allí esperando con su móvil, su consola y esas cosas modernas que les gustan a ellos, ya sabes.
– No se preocupe usted, eso es normal hoy día mujer. Le voy a poner un poquito de este jamón serrano que yo le aseguro a usted que triunfa con los niños, y si no es así… vamos, que no se lo cobro hasta que no se lo coman. Le echo también una pechuga de pollo rellena para que cuando llegue su nuera a por los niños se la dé para la cena; verá cómo le cambia la cara. Usted venga mañana, si los niños se comen el jamón y la madre se pone contenta me paga, y si no, pues no le cobro nada. De regalo lleva un cuartito de paciencia, cortesía de la casa. – y sonriente le pasó la bolsa a la señora.
– Mañana no te falto yo aquí. Por estas – y llevándose los dedos cruzados a la boca gesticuló un juramento digno de mención.
– Creía que ya no fiaba nadie – se me escapó.
– No le fío, hemos hecho un trato, no más – me aclaró rápido él- Señorita…
– Es la hija de la Conchi que en paz descanse – dijo Patro.
– Perdón, señora, pero está usted confundida – dije.
– Ah, ¿no eres hija de Concepción entonces?
– Sí que lo soy, pero mi madre no está muerta.
– ¿Estás segura? Yo juraría que sí, lo menos un año hace que no la veo. Y la señora que iba mucho con ella… ay, que no le pongo nombre; ésa también en gloria esté.
– Señora, no invente, que mi madre lo que se ha ido es a vivir al pueblo.
– ¿Y la otra señora? – insistió.
– No sé a quién se refiere.
– Me parece a mí que está hablando de la tía de Mari Mar – apuntó doña Carmen.
– Pues esa señora lo que está es en una residencia, es la tía de mi amiga.
– ¿Entonces quién se ha muerto?
– Nadie señora. Deje ya de ir matando gente. Conchita está viva y coleando en el pueblo y la señora que tampoco ve está metida en una residencia, con peor suerte que mi madre.
– ¿A quién le toca? – la voz del charcutero sonó como un tararí poniendo punto en boca.