Categorías
Microrrelato Poesia relato

Entre tinieblas 💙

20200123102052

Categorías
relato

Así comienza “La chica que vivió allí”

Comparto a continuación unos fragmentos del capítulo I de mi libro “La Chica que vivió allí”, concretamente el inicio de la historia. Así comienza la novela, si os gusta y os pica la curiosidad podéis encontrarlo en Amazon tanto en versión digital como en papel.

III

Categorías
Microrrelato Nanorrelato

Indigestión verbal

IMG_20191230_134057_503

Categorías
Microrrelato relato

THE BROKEN DREAMS SHOP 💚

¿Y si les diésemos una segunda oportunidad a los sueños rotos? A los que una vez fueron nuestros o a los que antes nos eran ajenos.

20191227131252.jpg

Categorías
literatura Microrrelato relato

No espero a nadie

Sé que estás ahí, no escondido ni esperándome en alguna parte sino viviendo, quizás enamorándote, tal vez herido, ojalá feliz. Algún día, no sé cómo ni dónde ni cuándo se cruzarán las trayectorias de nuestras vidas. Será entonces cuando se produzcan los cambios.
Muchas veces he vuelto a casa pensando que podría haber dejado pasar ese punto exacto; cuando he perdido el metro, he llegado tarde al teatro o decidido no entrar a tomar ese café al pasar por la puerta del bar de camino al trabajo. Porque me propuse hace mucho tiempo no buscarte y si tiene que ser que sea encontrarnos. La mayoría de las veces que te he buscado he terminado por encontrar lo que no buscaba y me estaba buscando. Delirios de mentiras tejiendo un parche a la soledad que se sufre tanto. Pero yo no me siento sola, ni sufro, simplemente es que no amo. Siempre he conseguido todo lo que me he propuesto, que tampoco ha sido tanto, excepto experimentar ese amor que llaman verdadero. Ese amor romántico, ese amor a veces trágico.
En ocasiones salgo con alguien, por temporadas o solo un rato, depende de lo agradable que me resulte acompañarnos. Y lo hago consciente de que no será el gran amor que yo espero hallar algún día, pero mientras llegas y no me tengo que ir alimentando. Conozco a gente interesante, hago amistades, viajo, tengo besos a veces dulces y otras amargos. Y es que es así, conociéndome y sabiendo lo que sí y no me gusta como te voy encontrando.
Por eso cuando salgo cada mañana al mundo lo hago arreglada, por si me encuentro contigo, con una sonrisa de gala. Porque sé que esa persona con la que viviré una gran historia está también caminando ahí fuera, preguntándome por dónde, qué hará y esperando que esté bien.
Y mientras dura el trayecto del metro me imagino bajar del vagón y chocarme de pronto contigo, se para el mundo ese instante en el andén, y yo, que para nada he sido nunca una romántica te pregunto:
— ¿Dónde has estado toda mi vida?
Y tú me contestas:
— Convirtiéndome en la persona que tenías que conocer.

Categorías
Microrrelato relato

El personaje principal

 

No quiero seguir pensando en lo que no era pero debí ser. Quiero formar parte de ese nuevo mundo que algunos aclaman como el definitivo y mejor, donde todo es blanco y negro, donde no existe el dolor, sin dudas, sin preguntas, sin arrepentimientos, sin tener que volver a arrastrar de mi mano este horrible maletín marrón con la carga abominable de mis días y horas vacuas frente a un ordenador. Hoy por fin se hará posible.
Mi encuentro es majestuoso ante la gran tecnología tras el telón. “Lo prometido es deuda” me dice la doctora Pluma.
— Don Segundón, si es tan amable, debe introducirse por completo en el tintero virtual.
— Por supuesto.
— Recuerde, para que el proceso se lleve a cabo de forma correcta no debe dejarse nada fuera.
— Descuide doctora. Seré minucioso.
— Excelente.
Cierro los ojos y me preparo a fondo mentalmente para ello. No me arrepiento de nada si he de ser sincero. Lo he vendido todo para poder sufragar esto, lo he dejado atrás sin ningún tipo de miramientos. Y aquí estoy finalmente donde debo estar, siendo el protagonista de mi propio cuento.

Categorías
Poesia

Tiempos maestros

Tiempos maestros
Cada segundo que pasé
contigo
Cada centímetro de piel
intacto
Cada crepúsculo de hiel
vivido
Tiempos maestros
Los que enseñaron a reir
sintiendo
Cada suspiro de tus labios
tibios
Cada caricia que se fue en
olvido
Cada te quiero pero no sé
cómo
Cada lección que el uno al otro
dimos

Categorías
Aventuras de una escritora cotilla relato

He vuelto

Madre mía, qué ganas de volver a casa. Pese al viaje en autobús que se me ha hecho eterno y tener que seguir a pie desde la estación hasta la calle donde vivo, lo cierto es que echaba mucho de menos esta ciudad insoportablemente calurosa que me recibe desplegando su alfombra de cemento achicharrado por el sol. Y eso que ya ha caído la tarde. Ni me imagino la sobremesa. Estoy a punto de alcanzar el portal, con un río de sudor que me recorre la espalda y dos pantanos por sobacos cuando sale a mi encuentro el comité de bienvenida. Y de veras que me alegra.
— Doña Carmen de mi alma. — todo mi cuerpo celebra alcanzar el frescor del zaguán.
— Dichosos los ojos. Se te ve cansada niña
—Dos meses de manicomio… calcule. Usted está como siempre.
— ¿ No estabas en el pueblo cuidando de tu madre ?
— Pues eso.
— ¿ Y qué tal está de la pierna, puede andar ya ?
— Cojeando, pero sí. Y lo primero que hizo, después de poner un puchero para que comiera siquiera un día como Dios manda , fue ir directa a sacarme un billete de autobús para mandarme a casa.
— Mira que es buena tu madre.
— La mejor que tengo.
— Bueno, y qué tal estas semanas allí?
— Bueeeno, si obviamos el maremagnum de heces emocionales … en general…
— Qué dices.
— Un poco una mierda, para entedernos. ¿ Y usted no fue a visitar a su hemana la que vive en el norte ?
— Sí, sí que fui. Me volví hace una semana, harta de llevar una rebeca de punto gordo. Para mí es que no es verano si no puedes quejarte del calor.
— Y de los mosquitos, y de lo que sube la factura de la luz con el aire acondicionado y el ventilador todo el santo día puestos.
— Amén niña, amén. Oye y me has traido algun detalle? Como tu madre es tan cumplida.
— Una medalla de la Virgen, que a usted no le falte. Eso se lo manda ella, pero yo le he traído además otra cosita. Un vinito de esos dulces para su afición. Lo que pasa es que lo tengo todo dentro de la maleta. Ya cuando la deshaga la busco y se lo doy.
— Tu sube, sube y te duchas que pareces un caramelo chupado. Y luego te bajas a mi casa que tengo media sandia para tí.
— No hace falta, no se quiebre. Creo que tengo cubitos en el congelador. — comienzo mi lenta y ansiada huida.
— ¿ A que no te has enterado de quién se ha separado ? — su colmillo brilla más que el lucero del alba.
— Qué va. Quién, quién.
— La Mari Mar.
— Nooo. — y se hunde mi mandíbula de pura incredulidad finjida.
— Siiii. — y se comprime la suya de pura reafirmación satisfecha.
Me quedo parada en la escalera, congelada a cuarenta grados.
— ¿ No ibas a ducharte ? Venga coño! Ahora te bajas y te lo cuento. Y acuérdate del vino y la medalla.
Ea, pues ya estoy en casa.