Comecocos nocturno

No quiero decirte,
te extraño
te echo de menos
te escribo a diario.
No quiero pedirte,
que te quedes
que me abraces
que me quieras.
No sé decidirme,
entre vivir y soñar
aceptar o esperar
resignarme o luchar.